5 de mayo de 2006

Estudiar, estudiar, estudiar...

Si una cosa está clara, es que nos pasamos casi un tercio de nuestra vida durmiendo. Y otra de las actividades a las que dedicamos más tiempo (unos más que otros) es estudiar.

No me refiero únicamente al estudio de enseñanzas regladas (instituto, universidad, ciclos formativos...) sino a intentar aprender sobre cualquier tema que nos interese. Muchos niños del instituto dicen que no les gusta estudiar y que "no les entra". Sin embargo, a veces estos mismos chavales son capaces de aprenderse los 25 jugadores de cada equipo de fútbol de primera división, o saberse de memoria la letra de todas las canciones de un CD a la semana de comprárselo.

Uno de los problemas de la educación en la actualidad, en mi opinión, es que estudiar requiere un esfuerzo que los alumnos no están dispuestos a realizar. Además no ven la recompensa a este esfuerzo. Muchos lo tienen todo, estudien o no; aunque se porten bien o los expulsen. Y si después se ponen a trabajar en un Telepizza y ganan cuatro perras, como viven a gastos pagados, es un dineral que les permite todos sus caprichos.
El problema no es fácil de solucionar. Pero está claro que algo habría que hacer (no es normal que en una clase de 30 alumnos de 1º de ESO un 50% suspendan 5 ó más asignaturas).

Bueno, que me enrollo. Me voy a poner a estudiar. Me queda un mes para los exámenes libres de la EOI, y tengo que sacar a la superficie mis estudios de inglés y valenciano, que deben estar escondidos por mi cabeza.
Y el año que viene me matriculo de Empresariales. A ver si a la segunda me voy de Erasmus.

4 comentarios:

Marta dijo...

Eso, estudiar, estudiar, estudiar. Estoy en la recta final y tengo que poner el turbo. Me voy a dar un paseo con mi amigo Rousseau. Do you speak english? jajaja

Perro del desierto dijo...

Pues venga, que ya te queda poco este año. Luego, 5 años de periodismo, algún master, y si tienes suerte a trabajar.
Y mi inglés es peor de lo que me gustaría :(.

mari_jose dijo...

La culpa de los padres y de la enseñanza que es una mierda y los adolescentes de ahora unos borregos.

Perro del desierto dijo...

Mari_jose, es una forma muy simplificada de verlo. Por mi experiencia, los padres muchas veces tienen la culpa, pero no siempre. La sociedad en general debería cambiar sus valores.