9 de abril de 2007

Tamo

A través de El País, me he enterado de una iniciativa de la Escuela de Escritores para rescatar palabras en vías de extinción: apadrinar una palabra. Cada internauta puede elegir una (se pueden repetir) y de algún modo, evitar que quede en desuso y desaparezca de la lengua española.

Yo he elegido la palabra tamo. El tamo, según la RAE, es entre otras cosas la "pelusilla que se cría debajo de las camas y otros muebles por falta de aseo". En mi casas usamos el término "muertos" para referirnos a esa pelusilla, y cuando me enteré de que había una palabra para designarlo, me hizo gracia.

Y es que en todas las familias hay palabras que se usan con un significado distinto al real de la palabra, y que el resto de personas que no viven en esa casa no entenderían. Aparte de los muertos, se me ocurren unas cuantas más que utilizo habitualmente:
  • Hacer la púa: hacer una jugarreta, aprovecharse. Utilizada principalmente cuando vas en coche. Es lo que pasa cuando estás esperando en una cola, por ejemplo para girar en un semáforo en rojo, y viene un listillo por el carril del centro y en vez de seguir recto se cuela justo cuando se pone verde, evitándose la cola.
  • El Poder: el mando a distancia de la tele. Creo que no necesita más explicaciones.
  • Polas: son todos los trastos, papeles, cosas en general... que se van acumulando por casa, seguramente nunca se usarán, pero van llenando los armarios.
  • Gen político: propiedad por la que una persona acaba pareciéndose a su suegro/suegra con el paso del tiempo.
  • Alambique: teléfono inalámbrico.
Esta es la lista que me ha salido así sin pensar mucho. Seguro que podría encontrar más. ¿Alguien se anima a poner sus palabras?

2 comentarios:

Sagra dijo...

Hola,
en mi casa, cuando el andaluz de mi padre dice cosas como "empieza el torneo del Galán Garró", o "me voy a comprar al Loreley (Leroy & Merlín)", le decimos que "está Bra" témino que él mismo regurgitó un día refiriendose al estado de empanamiento mental de mi hermana. Sorprendentemente otro día pronunció a la perfección "Smashing Pumpkins". Incluso ya se atreve con el inglés, y cuando estuvimos en Londres se le ocurrió SALUDAR a todo el mundo con un amabilísimo "gentiu", que ya nos ha pegado a todos y que utilizamos en cualquier contexto.
Y también llamamos "papurras" a la guarrería que sale al borrar con una goma de borrar.
¿Cómo llamas tú a eso?
Otra cosa: En mi casa adoptamos y bautizamos a las pelusas de debajo de la cama, pues son muy atrevidas y salen a ver mundo. Luego las capturamos, por supuesto.

Perro del desierto dijo...

No tengo ningún nombre especial para las papurras tuyas.

Mi padre también dice las palabras en inglés a su manera. Como el güisles del ordenador, para no tener cables.